Ese olor

Te acompaño en el sentimiento
lo siento
lamento tu pérdida
estoy aquí
para lo que necesites.

Pero no siempre es verdad.

Lo sientes.

su incomodidad

y tu olor a muerto.

DIVIDE Y VENCERÁS

Protege bien
tus intereses
todos los que te rodean
se quieren aprovechar de ti.

– no te muestres, no te exhibas –

Escóndete tras unas cortinas
bien gruesas,
blinda tu facebook
con un nombre falso
y una foto que no puedan
relacionar contigo.

Guárdate de enseñar
tus días tristes
no sea que alguien
empatice y te suelte
la chapa.

– no te muestres, no te expongas –

ante nadie.

En definitiva eso es lo que siempre

supo

el enemigo.

DE LETRAS

No soy capaz de calcular
cuantos años ya sin
el amor.

Ni siquiera el sexo
es cuantificable
últimamente.

Ya me lo avisaba mi padre:

Chaval,

no te va a servir
de una puta mierda
eso de
ser poeta.

FURIA

Conocía el viento

y luego supo de su furia

en las pupilas.

Mientras el hombre

se perdía en los papeles

a ella el pulso

le gritaba

galope de caballos.

Cuando se fue

ya conocía la tierra

pero luego supo

de la dulzura con que hablan

las aristas de las manos.

Y ahora dice que sabe

y que viene.

Y a mi me tiemblan

todas

l a s

t e c l a s

d e l

t e c l a d o.

NI UNA DERROTA

Una semana antes nos decía
que él no tenía
miedo a la muerte,
pero que no quería morir con dolor.

Así era mi padre.

Derrame cerebral.

Ni el cáncer de huesos
ni su puta madre

le iban
a decir a él
lo que tenia que hacer.

LOS GRILLOS

Conozco la sombra
negra y espesa
que han dejado en sus ojos
los narcóticos.

Es el abismo que deja

el grillo

cuando calla

en mitad de la noche.

A CUESTAS

Hoy es ya obligatorio,
porqué me lo dice la piel y los armarios,
ser nómada, en esta ciudad nueva.

No detenerse más que en las afueras,
o si acaso,
en la periferia circular, de la luz
amarilla de las farolas.
Con la maleta a los pies,
llena toda de reproches
que ya poco importan.

Así, que tendré que llevarlo
todo a cuestas,
porque ya no sé
en qué esquina está el frigorífico,
ni dónde olvidé los
recuerdos,
ni cómo sonaba el eco de los abrazos.
Ni cuál es la llave que cierra
esta puerta.

LAS MANOS DE MI PADRE


Las manos de mi padre

están hechas

de tierra seca

y agua de acequia.

De puño de azada

y manojo de esparto

de un millón de surcos

de barro

secándose al sol.

Las manos de mi padre

nacieron viejas

cultivadas entre

Sigue leyendo

PRIMERO PRIMERA

Aún estoy adormilado

mirando el techo

Si cojo una escopeta

y disparo hacia arriba

probablemente atravesaré

siete camas más como

ésta, tal vez incluso

siete cuerpos acurrucados

en una posición

igual a la mía.

A la misma distancia simétrica

de las paredes en la que yo

me encuentro.

Cuanto destrozo

cuanta tragedia

por un minúsculo

agujero.

EN ESTE BAR

En este bar

o en uno como éste
llevo años acumulando sed.
Y le pido al camarero la cuenta de las horas.
Y pago en efectivo.
Y me tomo otra.

(La poesía no es para bebérsela)

En este bar
o en uno como éste
se me incendian los pantalones
cuando entras por la puerta y
quemo todos mis versos pero
todo suena soez.

(La poesía no es para follársela)

Y se me derrama la voz
debajo del taburete y
se me pone negra y
alzo el tono y corro
el riesgo
de hacerme escuchar.

(La poesía no es para gritarla)

En un bar como éste
o en este mismo bar
la verdad es que no lo
recuerdo bien
se me han escurrido
los años como monedas
de mi bolsillo
roto.

(Y aun así, la poesía es)

DEBAJO DEL SOFA

Hoy he barrido debajo del sofá

y he encontrado frutos secos,

monedas y hasta cuentas

de una pulsera rota.

He descubierto también

colillas enmudecidas

que huyeron de manos

o se sellaron de labios

o se volcó un cenicero

en un descuido.

Sigue leyendo

REFUGIOS

No deberíamos permitir

que lo único que nos pase
sea el tiempo.

En cada mañana
despertar,
la almohada,
la puerta cerrada,
.Silencio.
Todo en orden.

No deberíamos conformarnos
con refugios,
socaires,
huecos.

Deberíamos gritar.
Y reventar a patadas
los sillones.

IMG_0777